Vitamina K

Su función, propiedades y suplementos de la vitamina K

La vitamina K es una de las sustancias más importantes para el buen funcionamiento del cuerpo. Para un adulto es de gran importancia no solo preventiva, sino también curativa.

La coagulación de la sangre y la mineralización de los tejidos dependen de la vitamina K. ¿Cuál es su impacto en la condición de los vasos sanguíneos y el trabajo de otros órganos? ¿Qué amenaza su deficiencia o exceso? ¿Dónde buscarlo y cómo servirlo para aprovechar sus propiedades beneficiosas?

La vitamina K es una sustancia que se presenta naturalmente en dos formas: como vitamina K1, es decir, fitoquinona sintetizada por plantas y como vit. K2 (menaquinona), producida por bacterias en nuestra flora intestinal. Ambos compuestos son necesarios para el manejo adecuado de proteínas, que se utilizan para construir tejido óseo y en el proceso de homeostasis, es decir, la capacidad del cuerpo para detener el sangrado por sí solo.

Funciones de la vitamina K 

La función principal de la vitamina K es sellar los vasos sanguíneos y, por lo tanto, evitar que se rompan y asegurar una coagulación sanguínea adecuada.

Se almacena en el hígado, donde determina la producción de protrombina, una proteína a partir de la cual se forma la fibrina (coágulo), que desempeña el papel más importante en la coagulación de la sangre. Sin este factor, incluso un pequeño corte puede causar sangrado prolongado.

Además de las propiedades que inhiben la fragilidad y el sangrado de las venas, tiene efectos antibacterianos, antifúngicos y antiinflamatorios y analgésicos. La vitamina K2 también tiene funciones análogas a la acción de la vitamina D3: protege los huesos de manera similar contra las fracturas y previene la calcificación de las venas.

COMPRA COSMETICOS NATURALES

¿Dónde encontrar la vitamina K? – alimentos con la vitamina K

La mitad del requerimiento diario de vitamina K está cubierto por alimentos, la otra mitad se debe a bacterias beneficiosas que trabajan en nuestros intestinos.

La vitamina K encontramos con mayor frecuencia en las verduras, y su contenido será proporcional a la cantidad de clorofila, por lo que las fuentes más ricas de vitamina K es todo tipo de verduras frondosas y verdes como: el brócoli, las espinacas, la col rizada, alfalfa, espárragos, las coles de Bruselas, lechuga romana, perejil, guisantes, aguacate, los tomates, las zanahorias, las patatas, el apio, la remolacha, los nabos, los melocotones, las fresas.

Prepararlos es crucial para la absorción de vitamina K, y no se trata de evitar el tratamiento térmico (la cocción no precipita la vitamina K, que es resistente a las altas temperaturas), pero es importante combinar estos ingredientes con grasas saludables: aceite de colza y la linaza enfatizan perfectamente el sabor de las verduras, el aceite de coco es ideal para ensaladas de frutas. 

Otras fuente de vitamina K: los huevos, el queso y el hígado de ganso como son grasos, permiten la absorción de vitaminas directamente del producto.

El proceso de fermentación promueve la producción natural de vitamina K. Soja fermentada (miso), remolacha en vinagre natural, coles, pepinos, leche cuajada casera: son ricos en vitamina K, con que vitamina K1 se encuentra solo en productos vegetales y K2 solo se encuentra en productos animales.

Los efectos de la deficiencia y exceso de vitamina K

La causa de la deficiencia de la vitamina K es el abuso de medicamentos y los tratamientos con antibióticos que destruyen las bacterias productoras de vitamina K. También las grasas rancias dificultan la absorción de la vitamina K y las dietas adelgazantes monocomponentes bajas en vegetales verdes.

La deficiencia de la vitamina K reconocemos por hematomas después del más mínimo accidente, períodos abundantes, hemorragias nasales, curación de heridas prolongadas y diarrea.

Debido a la deficiencia de la vitamina K, el calcio, en lugar de depositarse en los huesos, ingresa a las arterias, lo que conduce a una combinación trágica de osteoporosis y ateroesclerosis, y un déficit permanente puede incluso causar cáncer y enfermedad de Alzheimer.

El exceso de la vitamina K se manifiesta en sudoración excesiva, sensación de calor, dolor de corazón y un aumento de la presión arterial. Con niveles elevados de vitamina K, los glóbulos rojos a menudo se descomponen, lo que conduce a anemia, inflamación del intestino y causa ictericia en los bebés y daño a las células, incluido el tejido cerebral.

Es mucho más difícil proporcionar suficiente vitamina K que llegar a una sobredosis, pero es aún más simple recordar que un menú variado es la mejor manera de mantenerse saludable.

Simplemente come verduras de hoja verde en compañía de grasas saludables, para que la vitamina K se absorba a un nivel que satisfaga las necesidades del cuerpo.

COMPRA COSMETICOS NATURALES

Suplementos de la vitamina K – ¿Cuándo y cómo tomar?

Al diagnosticar una deficiencia, tu médico puede recomendarte tomar la vitamina K. La dosis depende de tu edad y estado de salud. La dosis habitual de fitomenadiona (un preparado con vitamina K) para adultos es de entre 1 y 25 mcg.

El tratamiento de la deficiencia debe estar bajo el control de un médico, porque la vitamina K puede interactuar con otras drogas y su exceso puede tener consecuencias peligrosas para la salud. La vitamina K también se puede encontrar en muchos suplementos y multivitamínicos, fijate siempre en la dosis recomendada en el envase o solicita ayuda de un farmacéutico. Ahora mismo la forma más habitual de suplementos de vitamina K son cápsulas y comprimidos.