Vitamina D

Propiedades, función en el cuerpo y la suplementación de la vitamina D

La vitamina D3 tiene propiedades muy distintas, desde la construcción ósea hasta la prevención del cáncer. Esta vitamina es la principal responsable de la mineralización ósea y del desarrollo esquelético adecuado. También al compensar la proporción incorrecta de calcio y fósforo en el cuerpo, regula su metabolismo. Es por eso que a menudo se aconseja a los niños pequeños que les den alimentos o vitaminas con una dosis alta de D3 u otros minerales. Curiosamente, también mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular, el corazón y garantiza el mantenimiento en buena forma.

Deficiencia o exceso de vitamina D

Por lo general, la deficiencia de vitamina D aparece en el cuerpo cuando la dieta es muy baja en alimentos con esta vitamina o cuando no salimos al aire fresco regularmente para exponernos al sol. Solo 20 minutos al día al aire libre es suficiente para que su cuerpo produzca suficiente vitamina D3. Por la misma razón, muchas personas pueden ser deficientes en esta vitamina, no todas las áreas del mundo tienen lo suficiente sol alrededor del año.

La vitamina D3 también puede ser sobredosificada. Eso ocurre cuando se toma de forma intensiva en todas las versiones: en forma de salir al sol, en una dieta rica en alimentos con vitamina D y en suplementos dietéticos o medicamentos. Sin embargo, estamos hablando de una dosis de al menos 100,000 UI, donde la dosis diaria estándar para un adulto es de 8,000 UI (aunque eso depende de la persona). En caso de exceso de vitamina D puedes experimentar debilidad, falta de apetito, náuseas, trastornos en funcionamiento de corazón, riñones, sistema nervioso o la vesícula biliar.

COMPRA VITAMINA D

Vitamina D3 – contraindicaciones e interacciones

La vitamina D3 tiene contraindicaciones como cualquier medicamento. En primer lugar, se trata de hipersensibilidad o alergia al ingrediente del preparado o alimento, del que se obtiene la vitamina de forma natural. Tampoco se puede tomar con cálculos renales, insuficiencia renal, así como en ausencia de colecalciferol hidroxilasa (vitamina D3) en el hígado y los riñones.

La vitamina D3 interactúa con medicamentos que contienen magnesio, así como con medicamentos antiepilépticos, o tiazidas, rifampicina o parafina líquida. La vitamina D3 tampoco debe administrarse a pacientes inmovilizados.

¿Cómo tomar la vitamina D?: recomendaciones y efectos secundarios

No se puede negar que es más saludable cuando la vitamina D3 se produce naturalmente en el cuerpo o se toma de alimentos no procesados. Sin embargo, la mayoría de las personas necesitan medicamentos y suplementos con vitamina D para compensar las deficiencias o para tratar, por ejemplo, el raquitismo en los niños. 

Las investigaciones confirman que los efectos secundarios son más comunes en pacientes que tomaron demasiada vitamina D durante mucho tiempo. Sin embargo, también cuando se toman dosis terapéuticas superiores a 10,000 UI, es necesario controlar los niveles de calcio en suero. Las mujeres embarazadas deben consultar a un médico antes de buscar suplementos vitamínicos, ya que estos pueden ser perjudiciales.

Dosis recomendadas de vitamina D3

  • 0-6 meses de edad – 400 UI / día
  • 6-12 meses de edad – 400-600 UI / día
  • 1-10 años – 600-1000 UI / día
  • 11-18 años de edad – 800-2000 UI / día
  • a partir de 18 años – 2000 UI / día
  • mujeres embarazadas – 2000 UI / día
COMPRA VITAMINA D

Suplementos de vitamina D

En el mercado existe una amplia gama de preparaciones con vitamina D3 a precios atractivos en forma de cápsulas, comprimidos, perlas y gotas.

También se ofrece un complejo vitamínico de vitaminas D3&K2 que contiene una mezcla de dos compuestos extremadamente importantes para nuestra salud. Si bien la vitamina D3 es una sustancia bastante común y cada vez más personas comprenden la necesidad de su suplementación, la vitamina K2 sigue siendo un medicamento impopular, y su papel definitivamente se subestima. Gracias a vitamina K2, el calcio se distribuye de forma correcta en todo el cuerpo, sin acumularse en sitios inadecuedos, como nuestras articulaciones, tejidos blandos, riñones o arterias. Además, tomar vitamina D3 estimula la producción de proteínas dependientes de la vitamina K2, por lo que aumenta significativamente nuestra necesidad de esta vitamina. También se ha demostrado que la deficiencia de vitamina K2 puede ser la causa de una posible toxicidad por vitamina D.