Envío en 24/48H

¿NECESITAS AYUDA?

Tónico, agua micelar, hidrolato, bruma facial – ¿Cuáles son las diferencias de cada uno y para que sirven?

tonico agua micelar | Spirosa

Todos tenemos claro que deseamos lo mejor para nuestra piel, aunque no siempre tenemos claro qué producto elegir para cada situación.

Los productos de cuidado facial pueden parecer similares aunque cada uno tiene una utilidad distinta. Conozcamos para qué sirve cada uno y cuáles son sus diferencias.

Tipos de productos de cuidado facial

  • Agua micelar: el agua micelar es un potente producto de limpieza que no daña la piel, por lo que es apta incluso para pieles muy sensibles. Sus micelas atrapan los restos de suciedad, así que puede usarse tanto para retirar el maquillaje como para una limpieza más profunda tras eliminarlo y dejar así la piel perfectamente limpia.
  • Tónico: el tónico es un producto que se utiliza tras la limpieza de la piel, para reequilibrar su pH y devolverle así su capacidad natural para actuar como barrera contra agentes externos. Además, ayuda a mantener la piel limpia durante más tiempo, pues cierra los poros e impide así la entrada de suciedad.
  •  Hidrolato: el hidrolato es la versión delicada del aceite esencial, pues se elabora cuando se concentra el vapor que quedó tras llevar a ebullición agua con ciertas plantas aromáticas. Es tan suave que puede aplicarse en todo tipo de pieles, incluso en las muy sensibles, como podría ser la piel de un bebé.
  • Bruma facial: la bruma facial, también llamada “facial mist”, es un producto que ayuda a hidratar, refrescar y revitalizar la piel. Su aplicación es instantánea, por lo que se puede utilizar en cualquier momento y lugar, en ambientes muy secos o cálidos o cuando notemos nuestra piel seca o cansada y queramos volver a revitalizarla rápidamente.

¿Cuáles son sus diferencias?

Como habremos podido apreciar en la descripción de cada uno, estos productos son complementarios por lo que el uso de uno no debería excluir la aplicación de otro.

El agua micelar se utiliza durante la limpieza, ya sea para retirar todo el maquillaje o solo para limpiar los restos de este; sin embargo, el tónico se aplica tras la limpieza, pues su misión es devolver a la piel a su estado natural y permitirle cumplir su función protectora.

El hidrolato tiene un papel hidratante sobre la piel, dejando un agradable aroma en ella. También es posible aplicarlo sobre la ropa.

La bruma facial tiene un formato muy cómodo para llevarlo con nosotros allá donde queramos y, así, usarlo en cualquier momento para permitir que nuestra piel esté siempre hidratada y fresca.

Ahora que hemos diferenciado cada producto de los que nos parecían similares, podemos darnos cuenta de que cada uno tiene una utilidad distinta y que debería ser utilizado en un momento diferente de la rutina de limpieza personal. No se trata de elegir uno u otro, si no de saber cuál es el que toca aplicar según la necesidad concreta que tengamos.

Ya solo queda empezar a aplicarlos cuando los necesitemos y comenzar a disfrutar de los beneficios que cada uno de ellos nos puede aportar para mantener nuestra piel fresca e hidratada.

Los últimos productos y promociones especiales

Suscríbete al Newsletter

Mi Cuenta
Buscar
0
Carrito