Envío en 24/48H

¿NECESITAS AYUDA?

¿Pueden oler los cosméticos para las personas alérgicas?

laura-chouette-rifgsabuukw-unsplash

Muy a menudo nos preguntamos si realmente hay productos cosmeticos seguros, libres de alérgenos, que puedan ser utilizados por personas alérgicas. El tema de la cosmética para alérgicos es más complejo y es imposible de responder en una frase. Este artículo se escribió para explicar qué significa que un cosmético es “hipoalergénico” y por qué no significa que no causará alergias. También encontrarás algunas palabras sobre si, al tener alergias alimentarias a ciertos productos, también debes evitarlos en los cosméticos.  También conocerás los alérgenos más populares en los cosméticos.

Cosméticos para alérgicos

A menudo surge la pregunta: ¿qué cosméticos elegir para las personas alérgicas? Vale la pena desacreditar un mito que circula en la sociedad y es difícil definir qué hay en su base … Me refiero al mito de la cosmética hipoalergénica, o más bien a su percepción. ‘Hypo’ en griego significa “menos” y no “en absoluto”. Vale la pena recordar esta diferencia al elegir cosméticos para personas alérgicas. Tampoco existen regulaciones legales sobre el nombre y la composición de los cosméticos hipoalergénicos. El hecho de que el producto diga “hipoalergénico” en su embalaje no significa que cuando lo use una persona alérgica, no cause una reacción. Especialmente si la persona alérgica tiene la piel muy sensible. Muchos cosméticos, tanto de farmacia como naturales, tienen esta información en el envase. Sin embargo, hay que recordar que no podemos poner un signo igual entre la cosmética natural y la cosmética para alérgicos. Sí, no contienen productos químicos nocivos, que muy a menudo provocan alergias, pero sería un abuso enorme definirlos como cosméticos ideales para personas alérgicas.

Aquí, también, debes elegir sabiamente y, sobre todo, ¡leer las composiciones! Si sabemos que somos alérgicos a las nueces de macadamia, también debemos renunciar a los cosméticos con aceite de macadamia y extracto de macadamia. Si nos sentimos mal por cereales como el trigo o la avena, también debemos evitar estos aceites y extractos en cosmética. Tampoco debe haber aromas en los cosméticos para personas alérgicas, lo mejor es elegir los sin perfume. A menudo sucede que el hecho de que una sustancia nos haga alérgicos solo se descubre después de su uso o nos volvemos alérgicos a un producto que llevamos usando algún tiempo. Sin embargo, antes de descontinuar los productos, vale la pena verificar si se ha producido una reacción alérgica como resultado de usar el producto conjunto con otro que contiene una sustancia que intensificó el efecto. Si somos propensos a las alergias, es mejor introducir los “nuevos” productos de cuidado uno a la vez para identificar rápidamente al “culpable”.

Los alérgenos más comunes

En cosmética hay múltiples sustancias que están reconocidas como alérgenas, por lo que aquellas personas que sean vulnerables deben leer bien la etiqueta para conocer la composición de su producto cosmético antes de aplicarlo e intentar así evitar las reacciones adversas en su cuerpo en la medida de lo posible.

Existe una lista de 26 sustancias que deben declararse obligatoriamente en la etiqueta del producto cuando superan ciertas proporciones y son las siguientes:

  • Alpha-isomethyl ionone
  • Amyl cinnamal
  • Amylcinnamyl alcohol
  • Anise alcohol
  • Benzyl alcohol
  • Benzyl benzoate
  • Benzyl cinnamate
  • Benzyl salicylate
  • Butylphenyl methylpropional
  • Cinnamal
  • Cinnamyl alcohol
  • Citral
  • Citronellol
  • Coumarin
  • Eugenol
  • Evernia furfuracea extract
  • Evernia prunasti extract
  • Farnesol
  • Geraniol
  • Hexyl cinnamal
  • Hydroxycitronellal
  • Lyral
  • Isoeugenol
  • Limonene
  • Linalool
  • Metyl 2-octynoate

En la industria de la cosmética están muy presentes los laboratorios químicos que fabrican fragancias – sustancias que presentan color o aroma muy similar al de su referente natural, aunque es evidente que su origen es artificial. Pero hay alternativas a estos productos, pues también existen los cosméticos naturales. Estos se producen con ingredientes que proceden directamente de la naturaleza; con ellos se minimiza el riesgo de presentar reacciones cutáneas u otras alteraciones en el organismo al aplicarlos.

Si creemos que padecemos alguna alergia alguna sustancia o si ya lo hemos confirmado con nuestro profesional médico, debemos siempre ser muy precavidos con los olores que puedan estar presentes en los productos cosméticos, tanto si son de origen natural como si se han sido producido en un laboratorio e intentar evitarlos en la medida de lo posible.

Nuestro bienestar debe ser siempre el elemento principal y el aroma debe quedar en un segundo plano.

Los últimos productos y promociones especiales

Suscríbete al Newsletter

Mi Cuenta
Buscar
0
Carrito