Envío en 24/48H

¿NECESITAS AYUDA?

Miso – ¿Cómo usarlo, qué tipos existen y cómo se prepara?

miso-1-1

Tabla de Contenido

El miso es un ingrediente o condimento propio de la gastronomía japonesa. Su significado en japonés es ‘fuente del sabor’, así, es posible hacerse una idea de que se trata de un alimento sabroso y de gran intensidad que aporta su toque exclusivo a los platos. Si quieres saber más acerca de este clásico japonés, te invitamos a seguir leyendo acerca del miso.

¿Qué es el Miso y cómo se prepara?

Aunque al hablar de miso muchas veces nos centramos en la sopa que lo lleva como ingrediente, en realidad se trata de una pasta creada a partir de la fermentación de semillas de soja. Para una correcta fermentación se recurre al hongo koji, también muy usado en la cultura japonesa.

Aunque se usa principalmente para hacer sopas, también puede acompañar otros platos como el sushi, el arroz o la pasta. Según la forma en la que se prepare tendrá unas características u otras, pero siempre aportará su característico sabor. El gusto que da a las comidas es lo que se conoce como sabor ‘umami’.

Es muy buena idea añadir el miso a nuestra alimentación, ya que su consumo aporta grandes beneficios. Por ejemplo, beneficia la digestión y hace que ésta sea mucho más ligera, en parte gracias a la fermentación del koji. También se valora por: su alto contenido en antioxidantes [1], capaces de frenar el envejecimiento celular; su capacidad para reducir el colesterol libre en sangre; contiene una baja cantidad de calorías por lo que ayuda a perder peso.

Información Nutricional Miso (100g)
Kcalorías 199
Grasas 6 g
Grasa saturada 1.1 g
Ácidos grasos poliinsaturados 3.2 g
Ácidos grasos monoinsaturados 1.2 g
Colesterol 0 mg
Sodio 3,728 mg
Potasio 210 mg
Carbohidratos 26 g
Fibra 5 g
Azucar 6 g
Proteínas 12 g

Tipos de Miso

Según la forma en la que se prepare, los ingredientes que contenga y el tiempo de fermentación se obtienen diferentes tipos de miso. Es común hacer una clasificación por colores, según la tonalidad que muestra el miso.

  • Hatcho Miso: es el miso puro, sin más aditamentos que lo alteren. Aunque no tenga añadidos, se le considera el miso con sabor más potente y profundo. Muestra tonalidades marrones oscuras, con toques rojizos.
  • Natto miso: se le añade jengibre y cebada, adquiere un tono marrón.
  • Shiro Miso: es el miso blanco, contiene arroz blanco, es el tipo más suave y cremoso.
  • Genmai miso: en este caso el arroz añadido es integral, tiene una tonalidad más oscura y marrón.
  • Taima miso: variedad que añade semillas de cáñamo.
  • Mugi miso: con un tono más rojizo, incorpora cebada al miso y tiene un toque más dulce.

Como has podido comprobar, el miso se combina con multitud de ingredientes para crear nuevas variedades, pero todas estas variaciones tienen en cuenta que el miso ha de ser el componente principal de la ‘mezcla’.

¿Cómo hacer sopa de Miso?

La sopa de miso es un plato recurrente en la gastronomía japonesa, es fácil verlo en cualquier menú de un restaurante con esa temática. Es común, aparte de por su riqueza nutritiva, por lo fácil que resulta prepararla.

La sopa se prepara a partir de una base o caldo dashi, elaborado a partir de algas kombu o kelp, junto con katsuobushi (bonito en seco). A este caldo se le añade el tipo de miso preferido, el más utilizado suele ser el blanco ya que al contener arroz lo hace más nutritivo y no tiene un sabor muy intenso.

A la unión del caldo dashi y el miso se suelen añadir otros ingredientes como tofu, cebolla y algas disecadas. Eso será a preferencia de cada consumidor, pero el caldo dashi y el miso no pueden faltar.

Como hacer miso

¿Qué preparar con Miso?

Aparte de la famosa sopa de miso, se puede incorporar a muchas más recetas. Sabiendo como usar el miso, su consumo aportará un toque diferente a todas las comidas, a la vez que nos beneficiamos de sus propiedades.

Las propiedades del miso le hacen combinar perfectamente en una gran variedad de platos. Por ejemplo, las variedades más saladas se pueden emplear para salar platos de carne mientras que las más suaves van mejor para acompañar pescados.

Su uso no tiene límites, puedes ir probando a añadirlo poco a poco a tus platos y seguro que lo seguirás haciendo en muchos. Es común utilizarlo junto con el resto de ingredientes de aliño para las ensaladas, dándole a éstas un toque diferente. Es muy común también en los platos de comida vegana, ya que es vegano por naturaleza.

Igualmente se puede añadir a salsas y cremas, incluso a purés o mantequillas. Prueba poco a poco, primero en pequeñas cantidades para comprobar si agrada el sabor que genera en conjunto. Cuando lo hagas crearás una cocina totalmente diferente.

A la pregunta de cómo conservar el miso, lo mejor es hacerlo en sus propios recipientes. Lo más común es que vengan envasados al vacío, pudiendo aguantar así durante meses guardados en la nevera. Eso sí, una vez abierto el paquete, lo mejor será consumirlo antes de que pasen muchos días.

Ya sabes cómo usar el miso, una vez que lo pruebes no dejarás de añadirlo a tu dieta diaria.

Referencias:

L A Santiago, M Hiramatsu, A Mori, Japanese soybean paste miso scavenges free radicals and inhibits lipid peroxidation, pubmed.ncbi.nlm.nih.gov

Los últimos productos y promociones especiales

Suscríbete al Newsletter

Mi Cuenta
Buscar
0
Carrito