Envío en 24/48H

¿NECESITAS AYUDA?

causas-del-mal-equilibrio

Muchos problemas de equilibrio son el resultado de problemas del oído interno o del cerebro, o podrían deberse a un problema físico, como una lesión muscular o una fractura de hueso. El equilibrio es fundamental para llevar a cabo muchas de nuestras actividades diarias sin caernos ni enfermar.

¿Cómo funciona el sentido del equilibrio?

El sistema vestibular, que es parte del oído interno, es un sistema sensorial el cual es una contribución principal al sentido del equilibrio y la orientación espacial. Esto se logra al proporcionar información al cerebro sobre el sentido del equilibrio y la orientación espacial, ayudando al cerebro a coordinar numerosas acciones, como ponerse de pie, caminar, alcanzar objetos y saber cuándo el cuerpo está en movimiento o no.

El nivel de equilibrio difiere mucho entre las personas y tiende a empeorar a medida que envejecemos. Sin embargo, existe una diferencia entre ser torpe y tener un bajo nivel de equilibrio y tener un posible problema de equilibrio.

Hay algunas señales de alerta potenciales, como tener problemas para ponerse los pantalones cuando hay que mantener el equilibrio sobre una pierna; tener dificultades para caminar en línea recta; chocar con cosas o tener problemas al mantenerse de pie con los pies juntos y los ojos cerrados.

Ahora veremos varias causas comunes de un mal equilibrio.

  • Problemas del oído interno

Como parte del sistema vestibular, el oído interno recopila información relacionada con el movimiento, el equilibrio y la orientación espacial, y envía señales al cerebro. Cuando no hay problema, los órganos vestibulares envían impulsos simétricos. Cuando hay un problema, puede haber dificultades con la información sensorial y la transmisión de esa información al cerebro.

Uno de los trastornos vestibulares más comunes es el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), que puede desencadenarse por ciertos movimientos de la cabeza que pueden causar mareos, vueltas (vértigo), aturdimiento y náuseas. En muchos casos, puede desaparecer por sí solo en unas pocas semanas o meses, o con algún tratamiento.

Hay otros problemas que pueden causar trastornos vestibulares, como un crecimiento benigno que afecta a un nervio, lo cual se trata con una cirugía menor. Algunos son causados ​​por una infección y se pueden tratar con medicamentos.

Con problemas del oído interno, muchos sufrirán síntomas similares:

– mareos

– confusión sobre dónde está el cuerpo en el espacio

– ansiedad al caminar o moverse

– tener la impresión de que la habitación está girando

– debilidad o entumecimiento en un lado del cuerpo

  • Poca fuerza en la zona abdominal

Hay situaciones en las que el mal equilibrio se puede atribuir a un simple deterioro de la forma física. Aunque es común que nuestra masa muscular se deteriore a medida que envejecemos, esto también puede afectar a las personas más jóvenes si no hacen ejercicio con suficiente regularidad. La pérdida de fuerza en los músculos centrales puede resultar en dificultades para encontrar el equilibrio durante la actividad física.

  • Mala vista

Su visión ayuda a que el sistema vestibular funcione correctamente al recopilar y transmitir señales espaciales. Por lo tanto, notar que su equilibrio está desequilibrado también podría estar relacionado con el deterioro de su vista. Otros síntomas podrían ser sufrir dolores de cabeza al leer o no poder leer claramente los letreros, por lo que una prueba o examen de la vista debería aclarar si este es el problema que está afectando a su equilibrio.

  • Trastornos neurológicos

Existen varios trastornos neurológicos que pueden causar problemas de equilibrio. Algunos de estos incluyen vértigo, demencia y enfermedad de Parkinson. Aunque son muy diferentes, algunos como la demencia pueden causar una desconexión entre las señales sensoriales y la conciencia espacial. La enfermedad de Parkinson altera el equilibrio del cuerpo principalmente debido a interrupciones en el procesamiento en el cerebro.

  • Accidente cerebrovascular

En algunos casos, un accidente cerebrovascular puede dañar el tejido cerebral e interferir con la capacidad del cerebro para comunicarse con el cuerpo. Esto puede provocar problemas de equilibrio durante o después de un accidente cerebrovascular.

  • Daño de nervios

El mal equilibrio también puede ser el resultado de una neuropatía periférica, que es un daño de los nervios que envían información desde su cerebro y médula espinal al resto de su cuerpo. Esto puede deberse a muchas afecciones, como la diabetes y algunas enfermedades autoinmunes. Además, la quimioterapia, las deficiencias de nutrientes y el alcoholismo pueden causar neuropatía y la consiguiente pérdida de equilibrio y orientación.

Aunque muchas de las anteriores son afecciones graves, debe tenerse en cuenta que el mal equilibrio podría ser el resultado de una lesión física o estar relacionado con la edad. Si sufre de mal equilibrio es muy recomendable que consulte con su médico para hacerse las pruebas necesarias.

Los últimos productos y promociones especiales

Suscríbete al Newsletter

Mi Cuenta
Buscar
0
Carrito