El auge del consumo de remedios naturales y caseros

Actualmente, el uso de los remedios naturales o caseros para paliar afecciones de la salud está teniendo un resurgimiento, formando una parte importante del día a día de las personas. Esto responde a un cambio de filosofía de vida, optando una gran parte de la población por una vida más sana, equilibrada y natural. A continuación, conocerás el porqué los remedios naturales están en auge, por qué hay que tener precaución a la hora de optar por la medicina natural y cuáles son los remedios caseros que no fallan para las enfermedades más comunes.

¿Qué son los remedios naturales?

Según la Organización Mundial de la Salud “OMS”, actualmente, existe un incremento de la población que se encuentra preocupada sobre los efectos adversos de medicamentos o fármacos químicos. Esto se debe a que existe un mayor acceso a información sanitaria, así como a información relativa a cambios de valores y formas de vida. Hoy en día estamos volviendo a los recursos que nos proporciona la naturaleza, lo cual implica volver a rescatar las tradiciones milenarias de nuestras abuelas, redescubrir métodos y remedios conocidos y utilizados desde hace siglos. 

Guía completa sobre vitaminas naturales y suplementos vitamínicos | Spirosa

Cuando hablamos de remedios naturales o caseros, la mayoría de las veces nos referimos a productos comestibles, infusiones, pomadas, entre otros, cuyos ingredientes activos están hechos a base de las plantas, esto es, hojas, tallos, raíces, flores y semillas.

Para definir remedios naturales o caseros la OMS (1) utiliza el término “productos de MTC”, esto es, productos de Medicina Tradicional y Complementaria, que incluye hierbas, material herbario, preparaciones herbarias y productos herbarios acabados que contienen como principios activos partes de plantas u otros materiales vegetales, o combinaciones de esos ingredientes.

El uso de plantas medicinales es la manera más antigua de atención médica, no sólo en los países en proceso de desarrollo, sino también en los países desarrollados. Durante siglos nuestros ancestros se han dedicado a seleccionar miles de hierbas utilizadas para la salud que tuvieron los efectos positivos y beneficiosos a la hora de curar y paliar dolencias. Gracias a dicha labor, hoy en día existen alrededor de 50,000 especies de plantas que tienen propiedades medicinales. (2)

Así, la medicina a base de hierbas sigue siendo el principal sistema de salud para la mayoría de la población mundial, especialmente en los países donde el acceso a la medicina convencional es más difícil.

Regulación en España sobre medicamentos naturales y plantas medicinales

Se denomina producto fitoterapéutico aquel producto medicinal empacado y etiquetado, cuyas sustancias activas provienen de material de la planta medicinal o asociaciones de estas, presentado en estado bruto o en forma farmacéutica que se utiliza con fines terapéuticos.

En el año 2009, la OMS decidió analizar las antiguas estrategias para el control y desarrollo de medicina tradicional, poniendo en marcha un plan de acciones, así como coordinando la red mundial de países con el objetivo de incentivar el uso seguro y responsable de las plantas medicinales. Dicho estudio se ha denominado “Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014 – 2023”. (3)

Como hemos expuesto con anterioridad, la medicina tradicional constituye el pilar principal de la prestación de servicios de salud, o su complemento. Como bien sabemos, con demasiada frecuencia determinados sectores han subestimado la medicina tradicional, no obstante, no cabe duda que se practica en la mayoría de los países del mundo y cada vez su uso va en aumento.

En los últimos años, tanto en Europa (año 2014) como en España (año 2007), ha surgido una nueva legislación intentando regular el mercado fitoterapéutico (4). Se denomina producto fitoterapéutico aquel producto medicinal empacado y etiquetado, cuyas sustancias activas provienen de material de la planta medicinal o asociaciones de estas, presentado en estado bruto o en forma farmacéutica que se utiliza con fines terapéuticos. 

Actualmente, las plantas medicinales tienen dos posibles consideraciones en función de su utilización:  

  • Medicamento de plantas medicinales, cuando presentan indicaciones terapéuticas, diagnósticas o preventivas.

Al ser medicamentos deben cumplir la legislación que afecta a éstos, por lo que su comercialización sólo se puede llevar a cabo tras la autorización por la autoridad sanitaria competente —en este caso, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios— una vez que se haya demostrado su eficacia, seguridad y calidad. Como medicamentos que serán de dispensación exclusiva en las farmacias.

  • Por otro lado, tenemos productos de plantas de venta libre, cuando no hagan referencia a propiedades terapéuticas, diagnósticas o preventivas.

Estos productos pueden comercializarse como complementos dietéticos o bajo cualquier otra denominación que el fabricante considere. 

A día de hoy no existe un listado de plantas cuya venta libre al público está restringida o prohibida debido a su toxicidad.(5) Así, la autoridad competente para desarrollar esta lista la tiene el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, no obstante, de momento no se han finalizado los trabajos sobre dicha lista.

Remedios caseros – ¿Son siempre las soluciones naturales las más seguras para nuestra salud?

Por regla general, la gente suele acudir a los remedios naturales para ayudar a prevenir o curar enfermedades, aliviar los síntomas, aumentar la energía, relajarse o incluso para perder peso. Ello, puesto que percibimos las plantas como mucho más saludables que los medicamentos convencionales. Además, esto lo evidencia el hecho de que varios estudios constatan que los efectos adversos de los fármacos biosintéticos son mucho mayores en comparación con los informes realizados sobre la toxicidad de remedios a base de hierbas.

Guía completa sobre vitaminas naturales y suplementos vitamínicos | Spirosa

Solemos pensar que las plantas son seguras y no pueden hacernos daño, sin embargo, hay que tener en cuenta que el hecho de que sea “natural” no siempre implica que sea algo seguro y bueno para nuestra salud. A este respecto, hay que tener en cuenta que algunas hierbas pueden interactuar con otros medicamentos, ser tóxicas en dosis altas o causar efectos secundarios. Por tanto, siempre debes ser precavido antes de tomar cualquier medicamento natural y, siempre es bueno consultar con nuestro médico.

A continuación, detallamos algunas de las cuestiones que debes tener en cuenta a la hora de comprar cualquier producto a base de plantas medicinales:

  • Investiga antes de comprar o usar cualquier planta medicinal. Busca más información de la que se encuentra en el envase, puesto que esta puede ser parcial, errónea o engañosa. Además de lo anterior, consulta al farmaceuta en la medida de lo posible.
  • Por regla general, en la etiqueta del producto debería de estar la información de contacto a la compañía en caso de que tengas preguntas o inquietudes sobre su producto. Los fabricantes fiables proporcionarán esta información en cada embalaje.
  • Evita los productos que afirman ser “curas milagrosas”, “avances” o “nuevos descubrimientos”, así como aquellos que afirman tener un “ingrediente secreto”. Este tipo de afirmaciones son casi siempre fraudulentas, y el producto puede contener sustancias nocivas, drogas o contaminantes.
  • Intenta evitar mezclar muchos suplementos diferentes, cuantos más ingredientes, mayores son las posibilidades de que causen efectos nocivos en la salud. Las mezclas también hacen que sea más difícil saber qué sustancia está causando efectos secundarios.
  • Sigue la dosis indicada en la etiqueta. El consumo elevado de alguna sustancia podría dar lugar una sobredosis y esta podría llegar incluso a causar la muerte. 
  • Evita tomar suplementos dietéticos por más tiempo de lo recomendado.
  • Nunca des un suplemento a un bebé o un niño menor de 18 años sin antes consultarlo con un médico puesto que los niños procesan los nutrientes y medicamentos de manera diferente a los adultos.

Por tanto, consulta a tu médico o farmacéutico antes de probar un remedio natural si:

  • Tomas otros medicamentos
  • Estas sufriendo una enfermedad grave
  • Vas a someterte a una cirugía
  • Estas en periodo de embarazo/lactancia

Remedios caseros o naturales para enfermedades y dolencias más comunes:

Para la tos:

El jarabe de cebolla hace milagros no sólo para tos, sino también para el catarro y resfriado. Para preparar este remedio sólo tienes que cortar dos cebollas en dados, ponerlas en un recipiente limpio y colocar bastante azúcar o miel. Deja cubierto el recipiente durante aproximadamente cinco horas hasta que la cebolla libere su jugo y el jarabe de cebolla esté listo. Toma una cucharada de este jarabe 3 veces al día.

COMPRA REMEDIOS NATURALES

Para el dolor de garganta:

Las gárgaras a base de hierbas son un arma muy eficaz en la lucha contra el dolor de garganta. Las infusiones de manzanilla, salvia o tomillo son las que mejor funcionan, ya que desinfectan y tienen efectos antiinflamatorios. Además de ayudar a eliminar la hinchazón de la membrana mucosa. Para preparar este remedio sólo tienes que verter una cucharada de hierbas en un vaso de agua hirviendo y dejarlo tapado durante aproximadamente unos 15 minutos. Antes de tomarlo, espera hasta que la infusión tenga la temperatura corporal.

Para los gases:

Las hojas de menta contienen aceite de mentol, que actúa como un antiespasmódico para relajar el tracto digestivo y ayudar al paso de alimentos y del aire a través del estómago. Para disfrutar de dichos beneficios sólo tienes que tomar una taza de té de menta caliente después de cada comida para que tu intestino trabaje bien, puedes agregarle miel al gusto. Otra manera es tomarlo diariamente mediante la ingesta de cápsulas de aceite de menta lo cual ayuda a resolver problemas como la hinchazón, estreñimiento y gases atrapados.

Para el estreñimiento:

Las semillas de sésamo pueden ser un excelente remedio natural para el estreñimiento. La composición aceitosa de las semillas de sésamo funciona perfectamente para hidratar los intestinos, lo que puede ayudar a evacuar las heces secas y aliviar el estreñimiento. Para prepararlo sólo tienes que agregar las semillas de sésamo a los cereales o ensaladas o molerlas en un molinillo de café y espolvorearla a los alimentos como si se tratara de un condimento.

Para el dolor de muelas:

El aceite de clavo tiene notables propiedades para combatir las bacterias y al mismo tiempo produce un efecto adormecedor, lo que lo convierte en un remedio natural muy conocido para el dolor de muelas. Para preparar este remedio sólo tienes que aplicar un poco de aceite de clavo directamente sobre el diente que tienes el dolor. Cabe indicar que ese mismo efecto adormecedor lo vas a conseguir usando clavos enteros.

COMPRA HIERBAS NATURALES

Para la infección de orina y cistitis:

Si tienes problemas de cistitis, es importante que aumentes la cantidad de vitamina C en tu dieta diaria, añadiendo perejil y arándanos a tu dieta. Los arándanos contienen proantocianuros, que pertenecen al grupo de los flavonoides. Estos se especializan en evitar que las bacterias se adhieran al epitelio del tracto urinario, aumentando así la excreción de bacterias en la orina. Al mismo tiempo reduce aún más el pH de la orina, lo que hace que el entorno sea menos amigable para el desarrollo de bacterias patógenas. Para prevenir las infecciones de orina se recomienda beber al menos un litro de zumo de arándanos sin azúcar todos los días o utilizar otros suplementos dietéticos que contengan extractos de arándanos.

Para la diarrea:

En caso de esta dolencia puedes comer chocolate, lo que limitará la movilidad intestinal. ¿De qué manera? El chocolate contiene granos de cacao, que son ricos en compuestos polifenólicos que producen estreñimiento. Además, de ser rico en grasas y azúcares que no estimulan el funcionamiento del intestino.

Para el dolor de cabeza:

Para ayudar a evitar los síntomas relacionados con el dolor de cabeza remoja tus pies en mostaza y aceite de oliva. Este remedio natural estimula la liberación de vasos sanguíneos constreñidos en la cabeza, lo que aumenta el flujo sanguíneo a los pies y puede aliviar el dolor de cabeza. Para prepararlo, necesitarás un barreño de agua caliente en el que puedas meter tus pies, hasta los tobillos. Agrega una cucharada de mostaza molida, luego masajea un poco de aceite de oliva alrededor de sus pies y tobillos y remoja los pies durante 30 minutos.

Para el resfriado:

¿Sabías que las abejas producen más sustancias beneficiosas que la miel? Sí, también producen propóleos. El propóleos es la sustancia que las abejas usan para sellar sus colmenas y contiene propiedades antivirales y antibacterianas. Dicha sustancia es uno de los remedios naturales que resultan excelentes para combatir el resfriado común o el dolor de garganta.

Para las hemorroides:

El hamamelis es una planta que puede ayudar a reducir tanto la picazón como el dolor, dos de los síntomas principales de las hemorroides. Como antiinflamatorio natural, el hamamelis también reduce la hinchazón, por lo general, se encuentra disponible en forma líquida y, por tanto, se puede aplicar directamente a las hemorroides.

COMPRA PLANTAS MEDICINALES

Para la gripe:

Para combatirla se recomienda guardar reposo en la cama, ya que el sueño es fundamental para mantener un sistema inmunológico saludable y juega un papel crítico en la respuesta del cuerpo a las infecciones bacterianas y víricas. Preferiblemente tapados con una manta para producir un efecto de calentamiento. Además de lo anterior, beber infusiones calientes ayuda bastante. Se recomiendan especialmente tomar las siguientes plantas: la flor y la fruta de saúco, hojas de abedul, tila, bardana, frambuesa, zarzamora o zumo de grosella negra.

Para la afonía:

¡Gárgaras de agua con sal! Aunque no es muy sabroso, es una forma comprobada de recuperar la voz. Para preparar este remedio sólo tienes que disolver dos cucharadas de sal en un vaso de agua tibia y enjuague su boca con esta mezcla, esto al menos 3 veces al día. La sal actuará como desinfectante y antibacteriano, limpiando y curando las cuerdas vocales.

Para los piojos:

Los aceites esenciales tienen propiedades que ayudarán a ganar la lucha contra los piojos de tus niños.  Los aceites más efectivos son: el aceite de árbol de té, jazmín, lavanda, anís, eucalipto y coco. Los aceites seleccionados pueden mezclarse con aceite de oliva y frotarlos en el cabello y el cuero cabelludo. Después de 30 minutos, enjuaga su cabello con agua tibia y peina con un peine especial para piojos. También puedes preparar una mezcla casera para los piojos a base de aceites, que hay que rociar no sólo el cuero cabelludo, sino también la ropa, la ropa de cama y los sofás. Simplemente llena la botella con agua destilada con la adición de vodka y agrega unas gotas de aceites esenciales.

Para la caspa:

Los remedios caseros para la caspa pueden ser más efectivos que los cosméticos convencionales. Si tienes caspa seca, usa enjuague de ortiga. Puedes encontrarlo tanto en la farmacia como en una herboristería, compra ortiga seca (preferiblemente en forma de hojas cortadas y sin moler) y prepárala de acuerdo con las instrucciones en el paquete. Después deja enfriar la infusión, enjuaga tu cabello con ella   después de lava el pelo con el champú.

Para la conjuntivitis:

Los remedios caseros para la conjuntivitis incluyen, por ejemplo, compresas para los párpados de las siguientes plantas: eufrasia, verbena, aciano, manzanilla y valeriana. Las compresas de agua tibia ayudan para aliviar el dolor y la secreción. Algunas personas también utilizan compresas de patatas crudas o manzana rallada.

Para el herpes labial:

La melisa es una hierba que tiene efectos antibacterianos y antivirales. Se ha demostrado científicamente que los taninos y los ácidos fenólicos contenidos en los extractos de las hojas de esta planta luchan contra el virus de herpes. Por lo tanto, para deshacerse de esas ronchas desagradables simplemente aplica una envoltura de melisa en la zona afectada. En la zona de la ampolla también puedes aplicarte el aceite esencial de melisa.

Para bajar la tensión:

El espino, la hierba de San Juan y la tila son efectivas para reducir la presión arterial. Las infusiones de estas hierbas, pueden beberse 2 veces al día, dilatan los vasos sanguíneos y, por tanto, provocan un efecto beneficioso para tu corazón, ya que lo regula. Por otro lado, el chocolate negro contiene flavonoles que evitan que los vasos sanguíneos se contraigan y los hacen más elásticos. Así, el chocolate negro no sólo reduce la presión arterial, sino que también previene la aterosclerosis. La cantidad recomendada es unos 60 gramos de chocolate negro por día (con un mínimo de 70% de cacao).

Para la congestión nasal:

La cebolla es una verdura que no sólo es buena consumirla vía oral sino también tiene efectos muy beneficiosos inhalar su olor. El método casero que se utiliza para aliviar la congestión nasal es el siguiente: corta una cebolla en pedazos, colócala en un recipiente y ponla a la altura de la cabeza al lado de la cama.  Esto mismo lo podemos hacer con el ajo fresco. Si el olor a cebolla y ajo te resulta insoportable, también puedes poner varios discos de algodón pulverizados con aceite de menta en el recipiente para evitar el fuerte olor.

Para el asma:

El aceite de eucalipto es muy beneficioso para quienes padecen asma. Para preparar este remedio sólo tienes que poner unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un recipiente con agua hirviendo, coloca una toalla sobre tu cabeza y acércate al recipiente con el objetivo de respirar el vapor. El efecto del aceite ayuda a abrir cualquier bloqueo nasal para mejorar la función respiratoria.

Para el insomnio:

Para reducir los problemas derivados de la falta de sueño es muy beneficioso el té de manzanilla. Algo simple, delicioso y efectivo. El té de manzanilla se ha utilizado como ayuda para la relajación durante siglos, pero es mucho más que un remedio popular. Diversos estudios han demostrado que puede actuar como un sedante suave, ayudando a calmar los nervios, reducir la ansiedad y aliviar el insomnio. En definitiva, los remedios naturales o caseros pueden representar una solución a determinados dolencias, no obstante, siempre será recomendable acudir al médico especialista en caso de que la afección que padezcamos sea más grave o simplemente para descartar otros posibles problemas.

Referencias:

  1. Organización Mundial de la Salud, Medicina tradicional: definiciones . Recuperado de https://www.who.int
  2. Fogel R., (2016), Asunción, Paraguay,  Propiedades medicinales de plantas, Conocimiento tradicional y patentes, Recuperado de https://www.conacyt.gov.py
  3. Organización Mundial de la Salud, Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014 – 2023, Recuperado de https://apps.who.int
  4. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Punto Farmacológico, Situación actual de las plantas medicinales, Recuperado de http://www.cofpo.org
  5. DIRECTIVA 2004/24/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 31 de marzo de 2004 por la que se modifica, en lo que se refiere a los medicamentos tradicionales a base de plantas, la Directiva 2001/83/CE por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos para uso humano. Recuperado de: https://ec.europa.eu