Dieta macrobiótica

¿Qué es la cocina macrobiótica y en que consiste alimentación macrobiótica?

La palabra macrobiótica viene de griego y significa `gran vida` y no es solo un término para una nutrición adecuada, sino también una filosofía y una forma de vida. La conexión del hombre con el mundo debe ser armoniosa y equilibrada, basada en las energías penetrantes y complementarias de Yin y Yang. La dieta macrobiótica desarrollada por George Oshawa es una combinación de la filosofía del Medio Oriente con el estilo de vida de los occidentales, lo que dará como resultado una vida sana, larga y una silueta esbelta.

Dieta macrobiótica – ¿En qué consiste?

Los principios más importantes que necesitamos saber en el contexto de la macrobiótica son:

  • prohibición absoluta de comer productos procesados, congelados, con saborizantes artificial o enlatados. Los ingredientes deben ser lo más naturales posible;
  •  comer una gran cantidad de vegetales de temporada (excepto patatas, tomates y berenjenas); intentar eliminar por completo la carne y los productos lácteos (se permiten pequeñas cantidades de pescado);
  • reducción en el suministro diario de fruta; 
  • comer productos enteros (por ejemplo, si comes el pescado deberiás comer también su cabeza y su cola, si es un vegetal, come también tiene hojas y raíces). Según el autor, esto permite la homeostasis y activa la capacidad natural del cuerpo para sintetizar vitaminas y enzimas;
  • consume pequeñas cantidades de líquido (suficiente para orinar 2-3 veces al día para las mujeres y 3-4 veces para los hombres);
  • cada bocado de comida se debe masticar unas 150 veces;
  • la dieta debe implementarse gradualmente, y cuando el cuerpo se acostumbra al nuevo estilo de vida y se “limpia”, las desviaciones menores no afectarán negativamente todo el proceso;
  • se recomienda comer de 4 a 5 comidas al día; las porciones deben adaptarse individualmente a necesidades de cada persona;
  • la última comida no debe de ser grande y consumirse tres horas antes de acostarse.
  • los alimentos se deben masticar y comer cuidadosamente sin prisa; se debe evitar comer en exceso;
  • al preparar, se deben evitar hornear y freír las comidas. Los productos hechos al vapor conservan el mayor valor nutricional.
COMPRA ALIMENTOS MACROBIÓTICOS

Productos y alimentos macrobióticos

La dieta macrobiótica se basa en el concepto de Yin y Yang, que dice que hay dos fuerzas complementarias opuestas en el mundo. A cada alimento se le asigna Yin o Yang o propiedades neutrales. De acuerdo con la dieta descrita, debemos tratar de equilibrarla para consumir tantos productos neutros como sea posible. 

¿Cómo se dividen los alimentos? 

Aquellos con propiedades Yin son: azúcar, aceites refinados, leche y sus productos, alcohol, café negro y té. 

Los productos con características de Yang incluyen: carne, pollo, pescado, queso, huevos y sal refinada. 

Los alimentos más deseables que tienen los elementos Yin y Yang son: granos enteros (arroz integral, trigo, trigo sarraceno, maíz, cebada, mijo, avena, centeno), nueces, aceites sin refinar, vegetales, legumbres, agua. café de cereales y tés naturales. 

Los productos de cereales deben constituir alrededor del 60% del volumen de alimentos, vegetales del 20-30%, y el resto de la dieta se complementa con pescado, aceites, semillas y frutas. 

Es importante incluir en la dieta también fermentados, siguiendo el ejemplo de cocina japonesa, donde los encurtidos y fermentados son una parte importante esencial de su alimentación.

COMPRA ALIMENTOS MACROBIÓTICOS

Alimentación macrobiótica – beneficios

Alimentación macrobiótica es un enfoque holístico de la nutrición humana, que la conecta tanto con el estado mental como con la energía del mundo circundante. Las personas que deciden seguir una dieta de este tipo tienen la sensación de guiarse por la filosofía, un estilo de vida y no solo una dieta de reducción típica, que ciertamente puede aumentar y mantener la motivación. 

La principal ventaja es también el consumo de productos naturales, bajos en grasa y altos en fibra. Este tipo de dieta obliga a renunciar productos altamente procesados, gracias a los cuales afecta positivamente la salud, lo que se refleja en la piel, estado físico y seguramente en la báscula. También es importante que ayude a limpiar el cuerpo de toxinas.

Consumimos grandes cantidades de productos ricos en fibra que tienen un efecto positivo en nuestro sistema digestivo. Según las últimas investigaciones, la dieta macrobiótica tiene un efecto preventivo contra el cáncer y enfermedades cardiovasculares.

COMPRA ALIMENTOS MACROBIÓTICOS

Dieta macrobiótica – efectos

La dieta macrobiótica no se ha desarrollado como una forma de reducir el peso corporal. Es una filosofía integral de la vida, gracias a la cual tenemos la oportunidad de vivir una vida larga, saludable y feliz. George Ohsawa en su libro asegura que el uso de este método resulta en la pérdida de peso en personas con sobrepeso u obesidad. También describe que tiene un impacto en la cura de muchas enfermedades que la medicina convencional considera incurables. Pero, ¿es cierto?

Es difícil considerar una dieta macrobiótica como equilibrada o basada en la pirámide alimenticia correcta. Hay muchas deficiencias que son inaceptables desde el punto de vista de la dietética y la medicina. Al suministrar una pequeña cantidad de líquido, una gran reducción en el suministro de proteínas o la eliminación casi completa de vitaminas y antioxidantes del menú se considera una práctica que tiene un efecto muy negativo en la salud y el bienestar general.

La dieta macrobiótica no es una dieta típica para adelgazar o curar. Muchas personas le atribuyen propiedades milagrosas, sin embargo, desde el punto de vista de la ciencia moderna, este no es un método de nutrición bien equilibrado. 

Por otro lado, sería una gran idea implementar la cocina macrobiótica en nuestra dieta diaria. La riqueza de diferentes tipos de cereales, aceites vegetales, fermentados y verduras frescas de temporada es lo mejor que podemos ofrecer a nuestro cuerpo a nivel nutricional.